política de bien común

Política

La política​ es el conjunto de actividades que se asocian con la toma de decisiones en grupo, u otras formas de relaciones de poder entre individuos, como la distribución de recursos o el estatus.​ También es el arte, doctrina o práctica referente al gobierno de los Estados,​ promoviendo la participación ciudadana al poseer la capacidad de distribuir y ejecutar el poder según sea necesario para garantizar el bien común en la sociedad1.

Es común dirigirse a los clásicos griegos para abordar la visión política recuperando los conceptos fundamentales sobre los que se edificó la primera democracia de la que hay constancia escrita. La política sin embargo en pocas ocasiones ha sido democrática y casi siempre ha sido infectada por la corrupción que aparece en nuestra historia también desde los orígenes. La República de Platón (385 a.c.) es el primer testimonio y búsqueda de soluciones para el problema.

La política es una práctica social con la que se persigue dar solidez, apoyo, justificación o fundamento al ejercicio del poder. Su calificación como democrática, o  no, se percibe de muy diferentes formas según sea la posición personal frente a tal ejercicio del poder. No es suficiente aportar las referencias clásicas pues siempre se cumple el refrán de ‘depende del cristal con el que se mire‘ y cada cual tiene el suyo y está plenamente justificado según la experiencia concreta y/o conocimientos que se tengan al respecto.

No es casual el desprestigio de la política y los políticos. Cualquiera que se sienta no integrado en el poder encontrará múltiples argumentos para adoptar no solo una posición crítica, sino de rechazo incluso absoluto, a algo que como sociedad necesitamos. No es posible gobernar cada cual y al tiempo beneficiarnos todos del poder social que nos ha permitido superar a otras especies y evolucionar como seres humanos.

La política es en primer lugar individual, motorizada por nuestros valores personales, actitudes y aprendizaje, pero solo alcanza su pleno desarrollo en el plano social, implicando y afectando a todos aquellos con los que convivimos.

Para la realización del yo necesitamos siempre la realización de nosotr@s ya que, si así no fuera, el resto de la sociedad rechazará nuestros objetivos, por bien intencionados que sean. No podremos evitar incluir en nuestra iniciativa política personal los sesgos que nos caracterizan de lo que se darán cuenta l@s demás, más pronto que tarde, adoptando una actitud indiferente, de sospecha, de franco rechazo y hasta agresiva según el caso.

Entre el beneficio personal y el bien común, el límite que define de que lado queda la iniciativa política es la participación de cuantos se van a ver afectados, que también quieren su beneficio personal, pero, como nosotr@s, no pueden realizarlo sin la inclusión de quienes les rodean.

Desde la ilustración a nuestros días hemos confundido la realización del bien común en el plano social mediante políticas homogeinizadoras que anulan la individualidad del ser humano provocando la ausencia de la sociedad en su definición. Una ausencia muy propicia para el desarrollo del beneficio personal de quienes se ofrecen a representar la voluntad de los demás.
La corrupción y la alienación son fenómenos paralelos en cuya coexistencia se daña tanto al bien común como a las personas.

La Política de Bien Común requiere un aprendizaje de la sociedad y de cada persona así como prácticas sociales que la faciliten y creen una cultura ética y moral adecuada.
Si el bien común es aquel que beneficia a to@s la política del bien común es aquella en la que participan tod@s para realizar su identidad, tanto individual como colectiva, sin perjudicar a ninguno de los individuos a quienes afecta.

  1. Wikipedia – Etimología, definiciones, historia, ciencia política, sistemas políticos…[]

Contrato Social

La actuación como clan, tribu, nación, nos ha permitido conseguir el bien común desde que existimos. No hay en esto diferencia con otros seres sociales en la naturaleza. El ser humano sin embargo ha evolucionado gracias a nuestra capacidad para aprender y desarrollar sociedades cada vez más complejas.

La actuación como grupo ha exigido siempre el acuerdo de sus individuos y alguna clase de estructura interna.

Nadie vió en el surgimiento del estado una imposición sino una evolución lógica, una mejora en todos los ámbitos de la vida. Coincidiendo con su formación llegó la escritura que nos permite conocer la evolución del acuerdo social.

  • Platón (427-347 a. C) en La República deja constancia de la corrupción de los políticos, del descrédito de la democracia mientras estos persistan en su mal hacer.
  • La Constitución de los atenienses1 nos informa de la transcripción de los acuerdos en forma de leyes.
  • La Carta Magna, que hoy traducimos literalmente como constitución, es una carta otorgada por Juan I de Inglaterra en Runnymede, cerca de Windsor, el 15 de junio de 1215 2
  • Rousseau nos dejó una versión ilustrada en el Contrato Social 3.

El contrato social fija los detalles de un acuerdo que persigue un fin. Es la consecuencia lógica de la democracia. Una garantía para su ejercicio que recuerda a su homónimo el Contrato mercantil.

La lógica del poder del estado, sin embargo, evita su aplicación de forma que no se le encuentra en ninguna de las constituciones de los que se definen como democráticos. Su ausencia es la prueba irrefutable de la inclusión en el ejercicio del poder de los intereses personales de quienes buscan su beneficio, o de lobbies, partes privilegiadas en la sociedad por su relación con el poder del estado.

El Contrato Social, en condiciones de gobierno descentralizado y poder distribuido, puede ser una herramienta extremadamente útil para el gobierno de lo común.

Los acuerdos adoptados, la filosofía que los motiva, el plan de trabajo, las condiciones de ejecución que encontramos en las relaciones contractuales entre partes, es la relación mas adecuada entre quienes confían una labor y quienes la ejecutan.

Sin un aparato centralizado, con gobierno distribuido, el Contrato Social permite un alto grado de personalización y actualización frecuente de las condiciones para un ajuste perfecto al bien que se gobierna.

Regula las relaciones entre la comunidad que ejerce el poder y los equipos que ejecutan sus decisiones. Es una garantía de la democracia:

  • El poder ejecutivo actúa como empleado de la sociedad
  • Elimina las incertidumbres para quienes hacen el trabajo, y quienes lo encomiendan.
  • Facilita la intervención directa.
  • Regula la transparencia.
  • Incluye las condiciones para modificar el acuerdo, su cese, o cambios en el equipo que lo ejecuta.
  • Evita la corrupción y presiones de grupos ajenos al poder.
  • Alimenta la planificación distribuida con la experiencia del poder ejecutivo
  1. Es la primera de una serie de 158 constituciones que el filósofo griego Aristóteles (384 a. C.-Calcis, 322 a. C.) se propuso escribir con el fin de reflejar enciclopédicamente la cultura legislativa de su tiempo. En varios archivos PDF[]
  2. El documento prometía la protección de los derechos eclesiásticos, la protección de los barones ante la detención ilegal, el acceso a justicia inmediata y limitaciones de tarifas feudales a favor de la Corona. El acuerdo sería implementado por un concilio de veinticinco barones. Ninguno de los bandos cumplió con sus compromisos y la carta fue anulada por el papa Inocencio III, lo que provocó la primera guerra de los Barones. Wikipedia[]
  3. El contrato social en Wikipedia.-‘es un libro en tres tomos que trata principalmente sobre la libertad e igualdad de los hombres bajo un Estado instituido por medio de un contrato social ‘[]

Identidad humana

La identidad1 es una capacidad social de la humanidad que se manifiesta conscientemente en las personas, grupos, comunidades, naciones o clases sociales. Moviliza a las personas, activa las emociones y genera estructura social alrededor de los valores subjetivos que unen a las personas. Es resultado directo de nuestras capacidades simbólicas, que nos permiten actuar individualmente como grupos o en forma de grandes colectividades humanas.

Está presente en nuestra historia causando daños, guerras, genocidios, o como fuente de grandes transformaciones movilizando a la sociedad para conseguir el bien común.  Es una cualidad intrínseca, que siempre se manifiesta, y como la tecnología, depende de como se use en las condiciones dadas de la sociedad.

Se puede identificar:

  • En los movimientos sociales, en los movimientos nacionales o globales: Soy obrero, ecologista, ‘del 15M’, feminista, catalán, vasco, Español, Escocés…
  • Como elemento de pertenencia ideológica: Anarquista, comunista, liberal.
  • Como identidad sexual o de género.
  • Como identidad religiosa o pertenencia a una comunidad, Cristiano, católico, Budista Protestante, Benedictino, Clarisa.
  • Como identidad local ‘del pueblo tal’ o identidad con su cultura o tradiciones.
  • En la estética personal, vestimenta, pelo, tatuajes, marcas y modas.
  • En la simbología: logotipos de organizaciones, banderas, colores, imágenes, marcas de identidad.
  • En el lenguaje por los sesgos de la selección conceptual de uso habitual
  • En los mitos2
  • Por los héroes, líderes o dioses que identifican el modelo que genera la identidad

Los valores que causan identidad no son excluyentes entre ellos. Cada persona presenta una combinación individual, exclusivamente suya, que la identifica individualmente. Los valores presentes en las personas que les movilizan por el bien común están presentes en toda la sociedad en combinaciones distintas, son los valores de bien común.

La identidad nos motiva emocionalmente activando la relación social con quienes compartimos los mismos valores para llevarlos a cabo. El historiador británico E. P. Thomson explica como se ha formado la clase obrera en Inglaterra, porqué hay entre ellos solidaridad, porqué se ayudan cuando alguien cae en desgracia, como generaron una cultura de larga duración en la que se sustentó su organización como clase social, la clase obrera3. Las prácticas que llevaron a la formación del movimiento obrero inglés son válidas para comprender la formación de cualquier movimiento social que genere una identidad colectiva.

‘Soy de la PAH’, ‘del 15M..’. en todos ellos podemos identificar los mismos patrones siendo sus contenidos identificativos distintos. Cualquier nuevo movimiento social, ya sea creado o espontaneo creará patrones sociales similares con sus valores propios.

En el caso del movimiento nacional catalán se da la misma situación: se ha generado a lo largo de muchos años toda una estructura cultural, un movimiento social con muchas actividades en las que el idioma y su cultura señalan la diferencia con la cultura dominante de forma que les identifica. Ha creado a su alrededor una estructura social que ha tenido en todo el proceso de lucha nacionalista muchos elementos emotivos. Se han creado vínculos y solidaridades internas en los que se asienta el yo colectivo de ‘Som una Nació‘ que motivó la suspensión de su estatuto de autonomía. Gracias a esta identidad catalana podemos comprender como es posible su potente movimiento de autodeterminación/independencia.

Los seres humanos tenemos las habilidades, los conocimientos y la experiencia para que alrededor de cualquier bien común organizar una estructura social, generar un trabajo cultural, las solidaridades, apoyos, organizaciones para realizar todas las actividades necesarias y llevar a cabo el bien común. Se generarán en ese proceso todos los vínculos emotivos que nos unen para colaborar por con Beneficio de 360º.

La incipiente Conciencia Global es un halo de esperanza en nuestro futuro. A diferencia de otras épocas, en las que la especialización y el desarrollo científico cultural sólo permitían estructuras centralizadas, hoy es, técnica y socialmente, posible un poder descentralizado, distribuido a lo largo del planeta según la presencia, concentración, grado de desarrollo humano, identidad y libre albedrío de las personas que lo habitamos.

  1. En las ciencias sociales (psicología y sociología, principalmente), la identidad es, en términos generales, la concepción y expresión que tiene cada persona acerca de su individualidad y acerca de su pertenencia o no a ciertos grupos. El rasgo que se considere decisivo para la formación de la identidad cambia según las culturas y periodos históricos (origen genético -familia, tribu, casta, origen étnico- religión, función social y riqueza -o intereses económicos-, territorio, identidad de género). Ninguno de ellos tiene exclusividad, y muy habitualmente entran en contradicción o bien se mezclan de forma que se consideran un todo conjunto (nacionalismo, particularismo, conceptos propios del Antiguo Régimen y la sociedad preindustrial -como los de estamento, cristiano viejo y cristiano nuevo- o del Nuevo Régimen y la sociedad industrial -como los de nación, pueblo, clase social y conciencia de clase, etcétera). Algunos pueden considerarse subculturas (hinchadas y pandillas, entre otros ejemplos). .- Wikipedia[]
  2. Los mitos en Wikipedia .- ‘Forman parte del sistema de creencias de una cultura o de una comunidad, la cual los considera historias verdaderas. Al conjunto de los mitos de una cultura se le denomina mitología. Cuanto mayor número de mitos y mayor complejidad tiene una mitología, mayor es el desarrollo de las creencias de una comunidad. La mitología sustenta la cosmovisión de un Pueblo’.[]
  3. The making of the English working class La formación de la clase obrera en Inglaterra – 1963[]