Explotación

Sin cerrar.

Explotación Social

El estado y la burocracia están en el origen de la primera explotación social 1 mediante el uso de la fuerza, por la posición privilegiada y socialmente legitimada, que ocupan.
Se produce contra sus propios ciudadanos a los que extraen una parte de su cosecha y contra los enemigos capturados que se convierten en esclavos en los primeros estados de la antigüedad.
La edad media reproduce esta situación convirtiéndolo en los derechos del señor feudal al que se pagan primero en especie y después en moneda. En la edad moderna aparece el impuesto destinado a los mismos fines. En la actualidad lo llamamos Hacienda pública con la que se pagan los servicios sociales que organiza el estado en nuestra compleja sociedad, pero también a toda la capa administrativa de funcionarios y a la familia real.

La explotación capitalista nace del deseo de la burguesía urbana por acceder al poder del estado y los beneficios privados que este posee por su función social. Obtiene su riqueza originaria de la relación con el estado que usa para obtener un grado cada vez mayor de independencia, organizando una explotación social propia. En sus inicios compra títulos nobiliarios, participa en sus campañas militares y mantiene con la nobleza territorial una tensión, a veces violenta, para escapar de sus obligaciones y ganar exenciones y derechos especiales.

  1. Se entiende por explotación social una relación social aceptada o legitimada ya sea por las costumbres o las leyes, en la cual algunas personas — generalmente definidas como miembros de alguna categoría o jerarquía o que poseen un rol social específico— son abusadas​ o utilizadas​ a beneficio de otros debido a su pertenencia a tal categoría o estatus, – Wikipedia[]

Beneficio privado

Sin cerrar

Ánimo de lucro

Beneficio privado

Beneficio privado

La burocracia y los dirigentes del estado obtienen un beneficio privado, personal, por la posición que ocupan en la sociedad de forma que si no estuvieran ahí no lo podrían obtener. Aún hoy día es así. Los salarios de políticos y altos funcionarios causan envidia y motivan el ingreso en la carrera política.