Organizaciones del Bien Común

Las Organizaciones del Bien común son la consecuencia lógica y necesaria para el empoderamiento por la sociedad de sus bienes comunes. Realizan funciones que hasta ahora estaban dispersas por el mundo, sin conexión entre sus diferentes manifestaciones, ya fuera en manos públicas, comúnmente los estados, o incluso privadas. Se les identifica por los valores de bien común que determinan cada bien. Son consecuencia directa del crecimiento de la conciencia global.

Se forman por iniciativa social, normalmente movimientos sociales, de personas indignadas por la mala gestión, pública o privada, de los bienes que han salido a defender. Surgen por una iniciativa local, regional o global. Pueden partir de una organización ya existente, o creada expresamente, pero su tendencia y estatus lógico es la evolución, por crecimiento o alianzas, hasta alcanzar la escala mundial incidiendo su trabajo de forma transversal a todas las identidades de la sociedad.

Organizaciones ocasionales

Surgen por una necesidad social desatendida, o mal atendida por los servicios encargados, como ha sucedido en la pandemia del Coronavirus. Son personas que desean colaborar en la solución y crean grupos para ello que persiguen fines concretos. Son organizaciones físicas o virtuales, con base local o regional pero también de caracter mundial como hemos conocido  a la red de Makers que con impresoras 3D imprimen respiradores para ucis o equipos de protección individual.

Organizaciones estables

Muy cercanos a los movimientos sociales y/o políticos pero por sus funciones tienden a realizar un papel científico-social. Su trabajo es  de investigación y difusión con carácter formativo e indicativo. Desarrollan recursos o herramientas que facilitan a la sociedad la toma directa de decisiones, orientación científica para el trabajo económico y controles de calidad que ayudan a preservar la coherencia de los valores por los que trabaja en cada realización de la sociedad:

  • Mantienen controles de calidad, indicadores de valores de Bien Común y el estado patrimonial de los bienes y recursos necesarios para su mejora.
  • Ayudan a evaluar el estado de implementación de cada bien social existente, o cuya implantación se propone, para cualquier ámbito en el que sea de aplicación.
  • Facilitan la toma de decisiones para todas las iniciativas sociales: ampliación o reducción de recursos, innovación, acción solidaria, inversiones…
  • Emiten un Dictamen Evolutivo que permite conocer las consecuencias de los cambios que se van a decidir antes de que se tome la decisión.
  • Difunden el conocimiento científico con información veraz y combaten la desinformación

Son organizaciones neutrales, abiertas y autofinanciadas, que no admiten ingerencias de terceros, como hicieron todos los estados a lo largo de la historia, pero colaboran con otras organizaciones de Bien Común. Los recursos para crear una organización de este tipo provienen de las personas y organizaciones que deciden aportar voluntariamente y empoderarse con sus primeros pasos. Deben tener conocimientos y experiencia suficientes para crear la infraestructura y referencias mínimas que permitan a la sociedad intervenir para regular la creación, condiciones, uso y gestión del bien común.

Se parecen por sus finalidades a una Fundación, pueden ser asociaciones, y no pretenden un beneficio privado para sus integrantes.

Los asuntos que tratan las Organizaciones de Bien Común en la sociedad desconectada, dispersos, se traducían en desigualdades, formación inadecuada, practicas contraproducentes que llevaban a la destrucción de bienes de la naturaleza, discriminaciones sociales, mala calidad en la enseñanza, restricciones en el acceso a la salud, o actos destructivos como privatizaciones o beneficios ilegítimos a terceros a costa de la sociedad, pudiendo llegar a generar graves conflictos sociales, leyes injustas, restricciones de derechos políticos, e incluso guerras, para cuya preparación se destinaban cuantiosos recursos cuyo único fin era su destrucción y la destrucción con ellos de personas y bienes.

Organizaciones transitorias

Las Organizaciones de Bien Común participan en muchos casos en la construcción de organizaciones menores, descentralizadas, horizontales, en cualquier escala (global, regional, local). Organizaciones que cuentan con total autonomía para trabajar con sus indicadores y controles de calidad pero mantienen una relación colaborativa estrecha. Actúan, por iniciativa de la propia Organización de Bien Común o por iniciativa social:

  1. Como si fueran un partido/movimiento, cuando fomentan en la sociedad y su vida política la asunción de nuevos valores con los que sostener nuevos bienes comunes o que aún no son asumidos como tales por el conjunto de la sociedad. Pueden ser los casos de los partidos transversales: Piratas, feministas, ecologístas, animalistas.
  2. Como si fueran un movimiento social, cuando la mayoría de la sociedad actúa inconsciente y desconectada de los bienes comunes que integran su legado: Por la enseñanza, por la sostenibilidad ecológica, culturales..
  3. Como si fueran una ONG, para intervenciones de emergencia, desarrollo humano y grandes crisis como pueda ser el cambio climático
  4. Como organización económica (Empresa en Transición) que desarrolla bienes o servicios aplicando en su actividad los valores del bien común que se trate con un criterio de beneficio de 360º.
  5. Como institución de Gobierno del Bien Común, local, regional, continental o mundial.

Son transitorias porque se crean con un fin que, al cumplirse, puede suponer el cierre de sus actividades o su transformación a otra realidad distinta. En sus estatutos constan las condiciones del cierre de actividades, el cumplimiento de sus objetivos. Son imprescindibles para el cambio social, el paso del poder del estado a un poder distribuido creado por el empoderamiento social y para la creación de una economía social y solidaria para el bien común. Un organización transitoria, de cualquiera de sus tipos, puede fomentar la creación de una Organización de Bien Común que aún no exista.

  • Son creadoras directas de estructura social y conciencia1, usuarios preferentes de las [glossary_exclude]herramientas[/glossary_exclude] creadas por las Organizaciones de Bien Común como la Posición del Bien Común.
  • Crean cultura, formación, buenas prácticas, iniciativas económicas o políticas.

Personas libres que fomentamos el Bien Común.

La iniciativa social tiene nombre para las personas que la realizan, son los activistas, 2 agentes del bien común que buscan aliados con quienes compartir valores e impulsar Organizaciones de Bien Común.

Son personas de intenso libre albedrío, arriesgadas por ello y valiosas para la sociedad. Reeducadas ellas mismas por propia voluntad con talleres de Comunicación Viral, inteligencia emocional, inteligencia colectiva, democracia electrónica, mejoraron considerablemente sus habilidades sociales para transmitir con sus acciones el conocimiento diferencial necesario para que las personas motivadas por el bien común puedan concretar la Posición del Bien Común en cada uno de los bienes sociales a los que se dedican. Algunas de ellas, científicos, jugaron un papel decisivo en el contacto con los movimientos globales y la creación de la Fundación Hipatia del Bien Común.

El empoderamiento social requiere de organizaciones adecuadas formadas por personas empoderadas que realicen su identidad construyendo el bien común. No es posible una sin otra y de como sea su relación se obtiene rápidamente una proyección de la sociedad que sus acciones pueden construir. La ausencia de democracia interna es un poderoso indicador de que el bien común que se proclama puede tener cruzados otros intereses menos presentables.

La Fundación creó los referentes de las Organizaciones de Bien Común y las Organizaciones Transitorias, cruzadas todas ellas por la transparencia y los indicadores de calidad que las habilitan y acreditan ante la sociedad como tales previniendo las malas prácticas. Creó también códigos éticos activistas, también referentes, que fueron tomados y/o adaptados por las Organizaciones de Bien Común.

Las Organizaciones de Bien Común son la llave maestra, la herramienta que permite a la sociedad empoderarse de sus bienes comunes y gobernarlos directamente, aparcando definitivamente, como una pieza de museo a los estados.

Produjeron numerosas transformaciones, la principal la transformación del ser humano que puede superar gracias a ellas el duro escalón histórico de ser personas individuales, completas y capaces. Personas que buscan la máxima realización de su libertad y capacidades personales, sin conseguirlo por carecer de un ‘yo colectivo’ plural, relativo y diverso que lo integrara con sus valores en los valores y bienes de la sociedad.

  Beneficio de 360º, Educación para la colaboración, Poder DistribuidoHerramientas

  1. La estructura social es una población con una organización, que vive y se desarrolla en un medio ambiente. Se puede definir ahora el sistema, como está establecida de hecho la sociedad, llenándola de contenidos, que interactúan por las redes de la estructura, usando cualquier tabla: cultura como lenguaje, arte, religión,recreación y deporte etc., valores como gobierno, propiedad, estratificación, familia, grupos, etc., completando así su identificación e identidad y mejorando su entendimiento. Estructura Social – Wikipedia[]
  2. El activismo o militancia es la dedicación intensa a alguna línea de acción en la vida pública, ya sea en el campo social, como en lo político, ecológico, religioso u otro. También se entiende por activismo la estimación primordial de la acción, en contraposición al quietismo. Activismo – Wikipedia[]