Burocracia

La base originaria

En los inicios de la humanidad no había burocracia, la organización social era muy simple. El jefe del grupo podía ser el mejor cazador o el anciano más respetado, o compartían tal posición con el brujo.

Incluso, en los casos en los que se ha identificado la manutención del artista rupestre, nadie mediaba entre el y el grupo. Las ventajas de estas pequeñas organizaciones para sus integrantes eran accesibles directamente, ‘Comunismo primitivo1 según K. Marx.
Los asentamientos estables crearon comunidades humanas más complejas basadas en la especialización. Lo que antes se percibía directamente empezó a percibirse mediante intercambios, unas veces voluntarios, como sucede en los mercados locales, y otras veces forzados o consentidos.
En la comunidad primitiva todos sus integrantes aportaban para recibir sin violencia alguna, era su forma de sobrevivir. Con la creación de comunidades más grandes, que mejoraban las ventajas sociales respecto a las primitivas. La relación ya no es tan directa, había personas que por su especialización no cultivaban los campos ni cuidaban los ganados. Dedicados al culto o la defensa militar necesitaban para sobrevivir de una cierta disciplina social en la aportación de recursos para su manutención, esta necesidad creó tanto a la escritura como a la burocracia 2.
.

La burocracia del estado

La burocracia surge cuando hay una administración social de los recursos, cuando hay personas especializadas en hacer trabajos que no son productivos de forma directa. No da cebollas ni platos de barro sino un reparto de recursos que se hace en beneficio de la comunidad. Se destina alimento para el sacerdote, para los soldados, para el jefe de la tribu, que hacen mejor su trabajo si están especializados.

La burocracia es necesaria cuando la sociedad se vuelve más compleja por la especialización. Su trabajo se percibe como un bien para la comunidad. Hoy día también pensamos que el trabajo de los funcionarios es necesario por mucho que haya aspectos de su labor mejorables.

La organización que aporta la burocracia a estado ha permitido durante siglos que este desarrolle su función social en servicios que consideramos imprescindibles como la educación, la salud o infraestructuras de comunicaciones.

Aún hoy día un visitante al centro arqueológico de Roma se sorprende de los éxitos de la arquitectura y técnicas constructivas desarrolladas por los romanos. Muchas de estas técnicas siguen en uso, se anticiparon, gracias a la organización administrativa del imperio que alimentó a miles de artesanos, técnicos, como nadie podía hacer en aquella época. El mecenazgo 3 y sus variantes han alimentado durante siglos el arte de escultores, literatos o músicos gracias a los recursos que administra el estado gracias a su burocracia.

El estado y la burocracia nacieron juntos con el apoyo voluntario de sus comunidades y el reconocimiento a su labor.

Una posición privilegiada

La burocracia crea sin embargo una posición nueva en la sociedad que le da una libertad que no tiene el agricultor. Este tiene un volumen de semilla y un número de bocas que alimentar. Si el tiempo acompaña, no hay plagas, y hace bien su labor, una decisión acertada sobre la cantidad que se destina a semilla y la que se destina para comer, será muy satisfactoria para su comunidad.

Sin embargo, si el escriba del templo decide mantener las cantidades destinadas a tropa, empleados de palacio y faraón, con una cosecha mala, está condenando al hambre a su comunidad, en la que algunos individuos pueden rebelarse porque no les gusta pasar hambre. Tenemos el primer caso, que desgraciadamente fue muy común, y dio pié a muchas otras acciones, de dudosa necesidad desde el punto de vista popular, pero totalmente necesarias, desde el punto de vista del rey o el emperador, que no quería perder territorio o vivir peor que en años precedentes.

Su posición intermedia le permite manejar información privilegiada necesaria para la planificación de recursos del estado, pero útil para ella misma. Le permite relacionarse con personas poderosas que prestan servicios o hacen trabajos encargados por el estado de forma que se introduzca en ellos su propio beneficio privado. Le permite obtener regalos y corromperse a cambio de acciones que benefician a esos poderes amigos. Puede incluso organizar recursos policiales o militares de la fuerza del estado, similares a las mafias, en su propio beneficio. Y puede hacer todo esto de forma oculta ante la sociedad, ofuscándolo entre el conjunto de información que maneja. La burocracia por naturaleza es totalmente opaca en su labor ya que debe proteger los intereses del estado, pero al desarrollar un interés propio lo protege de igual forma.

Entre las personas que se inician en la burocracia y las expertas hay un proceso social en el que se produce esta degeneración, que podemos considerar una enfermedad social. Las más honestas conviven con las más corruptas generándose un silencio cómplice que les permite convivir haciendo la labor que reclama el estado. Los propios gobernantes acceden a este proceso social en cuanto se dan cuenta de que existe. La burocracia, fiel a su amo, le abre la puerta encantada porque así se volverán mas tolerantes mirando a otro lado.

La connivencia entre el poder político y la burocracia del estado puede llevar a este a actuar violentamente y de forma abierta contra la sociedad usando los medios de represión que esta misma sostiene para la defensa del orden social.

La degeneración burocrática del estado, el dominio de la enfermedad social, puede modificar el estado convirtiéndolo en totalitario mediante una purga interna 4 que elimina cualquier disidencia. Los funcionarios fieles a su labor social son eliminados, los políticos fieles al mandato social también.

Aunque el estalinismo ha sido puntero en unas prácticas que nos han descubierto la naturaleza de la burocracia, no debemos engañarnos. La burocracia está en todos los estados y en todos ellos reproduce su enfermedad: la corrupción, las redes clientelares, el uso del poder para terceros, la cultura de la apropiación de recursos públicos, la ineficiencia, la violencia contra la sociedad, la cultura burocrática…

Durante 10.000 años la humanidad ha vivido dominada por los males creados por la combinación de burocracia con estado: el beneficio privado, la explotación social, la violencia, la corrupción. En los diferentes cambios sociales que han llevado a sociedades con relaciones sociales (antigüedad, edad media, edad moderna, contemporánea…) y de poder distintas (república, imperio, monarquías, absolutismo, democracias, dictaduras, totalitarismo) estos problemas no se han resuelto sino que se han modificado y ampliado por no haber encontrado la posibilidad de devolver a la sociedad el control directo sobre sus recursos y su propia organización.

La cultura burocrática

Quien no ha estado nunca en la posición de la burocracia y del poder del estado no actúan como quienes ya llevan un tiempo, aún no han aprendido. Hay posibilidades de que su práctica e intenciones iniciales coincidan, pero aprenden rápido por los beneficios personales que les comporta su nueva posición. Hay otros que sin embargo ya conocen estas posibilidades sin haberlas tocado y consideran su participación, en política u organizaciones sociales, como el camino natural para acceder a esa posición de privilegio.

Hay otros que ya tienen una posición de poder en la sociedad, poder económico, influencia cultural… y ven en la posición privilegiada que ofrece el estado una posibilidad de fortalecer lo que tiene o entroncar con las familias del poder burocrático.
Todos ellos aprenden la cultura burocrática, aprenden a corromperse. La alternancia en el poder crea hasta una diplomacia entre quienes tienen esta cultura y los empleados del aparato burocrático.

Se toleran pequeños hurtos en las oficinas, en los depósitos de combustible, en la apropiación de materiales, en acceso privilegiado a servicios, que tienen cola para el público, de esta forma se consigue la complicidad para la gran corrupción que acompaña siempre al poder del estado. Hasta el empleo estable es motivo de chantaje a los funcionarios, por estar a salvo de la precarización generalizada, y entre ellos hay quienes saben ‘salir en la foto’ haciendo lo posible para dar brillo y favores a sus señorías de forma que asciendan en la escala burocrática del poder.

En la URSS hasta el ciudadano común jugaba a la corrupción haciendo regalos a los funcionarios para que impulsaran sus asuntos. ¿A que habéis visto esto de los regalos y no era la URSS?. Yo mismo he visto a un obrero del nivel mas bajo en la empresa llevarle un saco de melones a un capataz para que le encargara trabajos que incluían horas extras. Hasta favores sexuales cuando son voluntarios y abusos cuando es habitual entre los jefes.

Se crea una tolerancia cómplice con la ineficacia. Los funcionarios son la vía para conseguir informaciones tras las que vienen negocios ilegítimos.
La cultura burocrática se puede transmitir por organizaciones que, no siendo el estado propiamente, han asumido sus relaciones jerárquicas y redes clientelares como una forma de poder en cualquier organización por la que pase. Hoy día el Partido Comunista de Rusia sigue funcionando internamente igual que lo hacía cuando tenía el poder del estado, y otras organizaciones políticas, ideológicamente hermanas, aplican sus fundamentos ideológicos de la misma forma.

La degradación de las personas

Quien se ha acostumbrado a esta posición privilegiada y a su cultura difícilmente la pierde por salir de las condiciones en las que la ha aprendido. Inconscientemente reproduce las mismas prácticas donde esté porque no quiere perder poder. Se siguen sintiendo superiores, distantes, especiales y no dudarán en meter mano en lo ajeno pues es lo normal en el estado.

Podemos dotarnos de mecanismos para la reeducación de personas contaminadas por la cultura burocrática, ellas mismas se sentirán mejor con unas relaciones sociales no contaminadas de burocracia.
Podemos hacer organizaciones mas democráticas, incluso horizontales, aprobar toda clase de medidas de transparencia…. pero no podremos evitar que en el estado se reproduzcan estas condiciones porque es allí donde la posición de poder privilegiado que obtienen respecto a la sociedad las genera.

La élite

Alienación e iniciativa social

Sin duda cuando se produjo el cambio legal los bolcheviques tenían el apoyo político de la sociedad sino esta se habría rebelado para impedirlo, pero no se puede extraer del apoyo pasivo un compromiso activo propio de personas empoderadas porque tal cambio requiere periodos mas largos de paz que no existieron entre 1917 y 1923. En la guerra salvar la vida es mas importante que organizar la economía y la vida social, es el ‘estado de guerra’.

En 1924 Stalin que nunca fué buen estratega político ni tenía dotes especiales en las que destacar, como persona ‘gris’ que era, estaba muy bien posicionado en la burocracia del estado. Una posición tomada en los años de la guerra civil cuando la administración del estado abastecía al ejercito revolucionario dirigido por Trotsky y mantenía un poder básicamente político, sin una base social sólida. Recordemos que la clase obrera era solo el 5% de la sociedad y el campesinado, la inmensa mayoría, siervos feudales.

Era un gobierno obrero por su voluntad, no por su base social y para mantenerlo el poder político fomentaba para las responsabilidades en los soviets el nombramiento de bolcheviques. Stalin como secretario general del PCUS desde 1922 era el primer responsable en la línea de nombramientos.

La fidelidad entre bolcheviques sustituyó progresivamente al poder en los soviets creado por la movilización social. Igual sucedió con las propias estructuras del poder.
La estructura militar administrativa, que ejercía la dirección política, tomaba de forma natural el camino de menor resistencia, las relaciones partidarias, porque la democracia es lenta y más en un país tan atrasado. El teléfono era mas rápido si al otro lado había un amigo.

El triunfo del partido ponía en evidencia la derrota interna de la revolución, se había acabado la iniciativa social y en su lugar la burocracia lo movía todo.

Es posible encontrar en todos los estados de nuestra historia estas lineas de nombramientos que crean familias y apellidos propios del poder, lazos que crean la estructura del estado, nepotismo. Es una de las razones de la supervivencia del franquismo, sus relaciones internas con el estado les mantienen en una posición privilegiada sobre la sociedad, en ese sentido el franquismo y los estados fuertes o totalitarios reproducen unas relaciones de poder propias de la burocracia.
La burocracia del estado favorece la hibridación de intereses entre quienes tienen poder en la sociedad y el poder de la maquinaría del estado.

Se ha dicho en numerosas ocasiones que el estado es una herramienta al servicio del poder de una minoría, eso cierto, pero es preciso saber como sucede si quieres cambiar algo.

La burocratización de las organizaciones

Cuando hablamos de burocracia se nos viene fácilmente a la cabeza la burocracia estalinista, pero también podemos pensar en la actividad de cualquier funcionario en una oficina o una actividad que se desarrolla inundada en papeles o achacar a la burocracia cualquier gestión a la que nos vemos obligados. Es posible pensar que la burocracia es la actividad que hace que las personas sean burócratas.

Recorriendo la idea de un extremo a otro veremos que en todos sus estados está presente una capacidad exclusiva del ser humano, el poder:

Si tenemos la suerte de haber reducido nuestra actividad burocrática a una sola vez al mes pensaremos que no somos burócratas, tiene muy poco peso para que se nos identifique así. Pero si es tu trabajo no es inadecuado pensar que eres burócrata. Por suerte hay mejores versiones que nos salvan de las lacras que lleva asociada la idea, podemos decir que somos funcionarios o empleados de oficina.

Dejando el maquillaje a un lado, para entendernos, tenemos el poder de hacer acciones burocráticas. Son acciones que no hará nunca un animal, las hacemos solo los seres humanos desde que vivimos en sociedades complejas. No vamos a encontrar restos de burocracia en excavaciones arqueológicas si se trata de sociedades tribales. La gestión directa de los recursos de la comunidad no precisa de escribanos que tomen nota de la cosecha anual porque todos sus integrantes van a recibir los alimentos simplemente por ser parte de la comunidad.

La existencia de posiciones privilegiadas, y/o jerárquicas, tiende a crear burocracia en las organizaciones igual que se crea en el estado: Organizaciones no gubernamentales, asociaciones, sindicatos, partidos políticos, empresas…

Empresas:

En las empresas jerarquizadas un jefe se convierte en un problema para sus subordinados y su propia empresa porque ha creado una posición de poder que solo domina él y para si mismo, de forma que ante sus superiores mostrará la obediencia necesaria y mantendrá la apariencia y objetivos organizacionales lo suficiente como para no poner en riesgo su posición, pero limitándolo en todo aquello que pueda limitar el poder de su posición en la que obtiene beneficios que no son propios de la empresa. Con esta posición burocrática gestionará su área de responsabilidad interpretando ante su equipo el plan de empresa para no cuestionar su posición burocrática y maximizarla cuanto sea posible. La burocracia en las organizaciones económicas causa perdidas, ineficiencia injustificada y la quiebra de la confianza de los trabajadores que perciben directamente ambos intereses, el de la empresa y el de su jefe, sin poderlos separar.

Ninguna organización productiva jerárquica escapará a la burocracia, sea cual sea el sistema social u objetivos para los que trabaja, porque este tipo de organización es incapaz de gestionar toda la información y habilidades de sus integrantes. Entre la información con la que los directivos toman sus decisiones y el conjunto de información que manejan todos sus integrantes, hay notables diferencias. En esas diferencias anidará el burócrata que actúa de facilitador entre las diferentes escalas de la pirámide interna, las diferencias crean su posición.

Sindicatos:

Los sindicatos se crean para la defensa de los intereses de los trabajadores actuando en representación de estos ante los dueños o administradores de las organizaciones. Cuando esta labor es estable en las personas que lo realizan ya se ha creado una burocracia por ocupar una posición propia de la que pueden obtener beneficios personales ya sea por información privilegiada o por ofertas patronales. La tendencia natural de la nueva burocracia es a aumentar las competencias de su posición para lograr independencia ante quienes sean una amenaza. El caso más típico es la obtención de ayudas económicas que les permitan obtener sus ingresos con independencia de la organización sindical (cuotas sindicales) e incluso liberarse de trabajar.

Las huelgas laborales desde que existen los sindicatos, incorporan siempre beneficios para su burocracia de forma que los trabajadores y los sindicatos actúan aparentemente como si fueran lo mismo y en los hechos ya no lo son. La patronal ha encontrado en los servicios mínimos una forma de controlar las huelgas con la colaboración interesada de la burocracia sindical que puede llegar a convocar huelgas sin trabajadores.

Los movimientos sindicales, cuando se burocratizan, son los responsables de que la movilización obrera haya caído en el corporativismo distanciando sus reivindicaciones de la estrategia transformadora con la que originalmente han nacido. El conservadurismo natural de la burocracia se traslada a los trabajadores cambiando sus valores hasta no poder encontrar en ellos, salvo excepciones activistas, valores distintos de los que promueve el poder establecido.

ONGS y asociaciones:

Normalmente sin ánimo de lucro y sin papel representativo como ocurre con los sindicatos. Son organizaciones de defensores de una causa (DD.HH. ecologístas, ayuda al desarrollo, médicos solidarios, derecho a la vivienda…) son activistas. La causa empieza a ser reconocida por un sector pequeño de la sociedad, normalmente los propios activistas, hasta conseguir con su acción que sea parcial o totalmente reconocida por la sociedad e integrada en las leyes del estado y representada parcial o totalmente por los partidos políticos. Pueden conseguir una interlocución con el estado parcial/ocasional o llegar hasta una regular al estilo de los sindicatos o incluso asientos ministeriales.

Son organizaciones formalmente horizontales, incluso de base asamblearia. Organizaciones definidas de forma totalmente horizontal, democráticas, participativas, distribuidas, confederales… pueden contaminarse de burocracia solo por el hecho de tratar con organizaciones jerárquicas, porque que estas exigen tal tipo de relación, creando un lugar especial dedicado a tratar con ellas. En ese lugar se generará un burócrata que usará esa posición especial para obtener condiciones especiales para si misma que pueden llevar, si no se impide, a burocratizar por completo a una organización inicialmente horizontal.

Por la pasividad social inducida en las personas por la educación suelen haber dificultades para conseguir una movilización social efectiva que realice los objetivos de su causa que, para no desaparecer, precisa de una organización estable. La lengua dulce por la que se introduce la burocratización no es solo la acción de personas que han conseguido una posición privilegiada, son las subvenciones del estado con las que se desarrollan actividades no basadas en activismo sino en una estructura que puede llegar a incluir salarios.

Partidos políticos:

Hoy es habitual asociar la corrupción a las personas que desarrollan actividades políticas. Tenemos frases hechas que no dan lugar a duda: ‘no todos son iguales‘ pone el acento en la excepción, la excepción no es la corrupción sino la honestidad. Los partidos políticos son una vía rápida de acceso al poder del estado donde se obtiene una posición privilegiada que transforma a los que no llevan la idea de dedicarse a su beneficio personal, cuando han proclamado lo contrario.

Son estructuras verticales, como el estado. En ellas se aprende lo que se va a hacer después, en caso de tener éxito. No hay democracia interna, ni transparencia y si mucho nepotismo, adoración del lider y filtrado de personas según el criterio del jefe.

Es común encontrar personas conocidas en los movimientos sociales que deciden apostar por la política. Por ambos sitios es posible llegar al mismo sitio y en ambos es posible tanto la honestidad como el burocratismo. La diferencia entre uno y otro es la diferencia misma entre bien privado y bien común. La elección generalizada es el bien privado porque la posición que se obtiene también es privada.

 

 

 

El poder de la burocracia

  1. En el primitivo, los seres humanos estaban organizados en grupos, dedicados a la caza, pesca y recolección. La actividad productiva humana se basaba en la cooperación simple. Para Karl Marx este tipo de asociación cooperativa era una necesidad inevitable, debido al desamparo en que se encontraba el individuo aislado en la naturaleza. Como consecuencia de su modo de vida, el humano primitivo no concebía la posibilidad de la propiedad privada de la tierra y de los demás medios de producción; pero lo que sí concebía era lo que Marx describió en sus Manuscritos Económico-filosóficos de 1844 como «propiedad privada general» que en el ejemplo de la comunidad de mujeres era una especie de propiedad sexual de la comunidad hacia el cuerpo de la mujer. Con el capitalismo esta se transforma en la «propiedad privada exclusiva» que en este caso se denominó «matrimonio». Tan solo algunos instrumentos y bienes les pertenecían en propiedad personal. – Wikipedia[]
  2. Podría definirse como un conjunto de técnicas o metodologías dispuestas para aprender o racionalizar la realidad exterior (a la que pretende controlar el poder central) a fin de conocerla y llamarla de forma estandarizada o uniforme. Un claro ejemplo de esta característica de las burocracias, particularmente de las de gobierno, es la contratación y asignación o remoción de personal, es decir, funcionarios, de acuerdo a criterios explícitos y relevante al desempeño de funciones.

    En la base de todo aparato burocrático hay algún tipo de disciplina. Por tal razón, la burocracia sirve como articulación de la simplificación. Se podría argumentar que por la burocracia es posible la división de trabajo promovida por el poder central, que a su vez busca dominar a los funcionarios. – Wikipedia[]

  3. El mecenazgo es un tipo de patrocinio que se otorga a artistas, literatos o científicos, a fin de permitirles desarrollar su obra. Ese apoyo, aunque se presente como desinteresado, pues el que lo otorga no exige a sus beneficiarios ningún tipo de devolución o créditos económicos a corto plazo, sí que proporciona una remuneración de carácter íntimo (el placer estético, moral o intelectual, o la satisfacción de la vanidad), además de una operación de relaciones públicas que puede llegar a ser muy útil, por cuanto justifica su posición social y mejora su reputación. – Wikipedia[]
  4. La represión estalinista contra los bolcheviques, su propio partido, entre 1924 y el ejército, en los prolegómenos de la 2ª guerra mundial, son de manual. El estado y el bolchevismo fueron casi lo mismo desde la constitución de 1924. Los revolucionarios disidentes fueron progresivamente reemplazados de posiciones de poder en la administración del estado por un ejercito de nuevos funcionarios, ajenos totalmente a la experiencia revolucionaria. Cuando Trotsky se quejaba de la falta de democracia, para acusar a la burocracia, se quejaba en realidad de su derrota que había firmado apoyando la constitución de 1924. El poder de la burocracia[]