Planificación Distribuida

La planificación es una capacidad exclusiva del ser humano cuyo objetivo es la toma de decisiones. Habiendo detectado un problema se definen las estrategias y alternativas para resolverlo y una vez evaluadas se tomas las decisiones para llevar a cabo aquello que mejor lo resuelve. Lo hacemos regularmente en cualquier aspecto de nuestra vida individual: planificamos las vacaciones, los viajes, los ahorros, los gastos, el tiempo de estudio…

La utilizamos en economía desde que dimos el paso de recolectores a productores de alimentos: guardar semilla para poder sembrar la temporada siguiente. La utilizaron los artesanos regulando sus oficios. la utilizan las empresas capitalistas concentrando planificación y decisiones en quienes dominan el proceso ya sea en la pequeña factoría o en la regulación del mercado financiero.

La Planificación Centralizada o Economía Planificada1 es una de las ideas centrales de la concepción marxista del socialismo. Su objetivo es ‘acabar con el caos del mercado capitalista’ en el que se producen objetos de consumo deficientes, innecesarios o en un numero superior a la demanda por la propia dinámica del sistema que pretende siempre ampliar mercados usando la competencia y los precios para maximizar los beneficios.

La planificación centralizada no consiguió sus objetivos. No pudo preveer todas las intervenciones necesarias ni tener un control real de los imputs o resultados. A pesar de la represión a los responsables de empresas siempre existió un mercado informal para corregir las incoherencias del sistema de decisión, información intencionalmente adulterada sobre producción, productividad, reparaciones… La centralización tendió a homogeneizar la producción deshumanizando el consumo de forma que la población mas que vestirse se uniformaba alienandose por completo del proceso productivo.

La planificación distribuida es un método de organización de la economía que distribuye las decisiones a los puntos en los que concurren las circunstancias que aconsejan modificar, personalizar o concretar un plan superior preexistente. Es mas cercano al mercado como organizador básico de la economía pero no en cuanto a la espontaneidad. Se distingue por la inclusión en la toma de decisiones a toda la población desde el punto de vista de productores y consumidores. El recurso tecnológico necesario hace tiempo que existe, el data warehouse (almacen de datos)2

Puede tomar su referencia de qué producir tanto de las necesidades humanas como de sus valores, del como y con qué recursos para que esta sea social y ecológicamente sostenible. Supone el control, de los recursos sobre los que se decide. Incluye la gestión de aquellos que no se tiene pero en los que se puede decidir por delegación, en este sentido es herramienta de redistribución. Permite la personalización hasta sus máximas expresiones.

La planificación distribuida facilita las grandes decisiones al contabilizar decisiones reales, no maquilladas, por interés propio. Las modernas bases de datos permiten todas las opciones que podamos imaginar para la toma de decisiones en una planificación distribuida.

Indice

  1. Una economía planificada es aquella en que se prescinde de un mercado o el mercado tiene un papel secundario para la asignación de recursos. Hay varios modelos de planificación del que surge el consenso entre los factores económicos a través de la socialización de los medios de producción en un entorno descentralizado y de participación activa de los productores y ciudadanos (planificación colectiva o comunitaria) hasta la organizada por una entidad central en la que se coordina toda la economía de la región.-Wikipedia[]
  2. En el contexto de la informática, un almacén de datos (del inglés data warehouse) es una colección de datos orientada a un determinado ámbito (empresa, organización, etc.), integrado, no volátil y variable en el tiempo, que ayuda a la toma de decisiones en la entidad en la que se utiliza. Se usa para realizar informes (reports) y análisis de datos​ y se considera un componente fundamental de la inteligencia empresarial.2​ Se trata, sobre todo, de un expediente completo de una organización, más allá de la información transaccional y operacional, almacenado en una base de datos diseñada para favorecer el análisis y la divulgación eficiente de datos (especialmente OLAP, procesamiento analítico en línea). El almacenamiento de los datos no debe usarse con datos de uso actual. Los almacenes de datos contienen a menudo grandes cantidades de información que se subdividen a veces en unidades lógicas más pequeñas dependiendo del subsistema de la entidad del que procedan o para el que sea necesario.- Wikipedia[]

Poder Distribuido

El bien común como realización humana está presente en todos los niveles de la humanidad, desde lo mas cercano e individual; casa, atuendo, alimentos, salud, educación…, hasta el nivel del planeta, sostenibilidad y clima o DD.HH, pasando por niveles comarcales, regionales, estatales, continentales…

Gobernamos en el cuando no se precisa otra intervención que la nuestra, no así cuando intervienen otros. Entonces está mediado por instituciones, controladas por terceros, indirectas, que mediante la ley y/o la fuerza del estado, lo contaminan con intereses de diferente tipo, incluyendo el beneficio privado, pudiendo llegar a destruirlo.

Imponen su voluntad a la sociedad y a cada una de nosotras coartando, el libre albedrío o nuestros derechos, no por el bien común al que están obligados, sino por el bien de quienes gobiernan el estado o aquellos por quienes se dejan corromper.

El estado ha demostrado su fracaso histórico. En la actual crisis y en otras anteriores, ha luchado contra la sociedad tomando decisiones en beneficio de una minoría que perjudican los bienes comunes. La corrupción, la discriminación y privación de libertades, la destrucción de bienes, vidas humanas, y la propia naturaleza, no aconsejan prologar el uso de un herramienta tan obsoleta.

El bien común, como legado y movimiento evolutivo del conjunto de la sociedad, requiere, para su definición y gobierno, la voluntad e intervención de cada ser humano. Precisa un despliegue de poder en todos los entornos en los que sea necesario actuar para su gobierno.

En los movimientos globales, en la actitud crítica hacia las instituciones estatales de los gobiernos, en el rechazo a la corrupción, se encuentra la voluntad de intervención directa que antes, en las situaciones revolucionarias, se ha manifestado espontánea y abruptamente como doble poder. La sociedad desconectada ya reclamaba el poder que le corresponde

Con la vieja concepción de bien común era inevitable tender a la homogenización totalitaria que coarta el libre albedrío y desarrollo de la identidad humana. Es imposible que el estado, aparato centralizado, lejano, jerárquico, incluya en su diseño y gobierno la amplia diversidad de valores y detalles que engloba al conjunto de la humanidad y su actividad como sociedad. Solo un gobierno cercano, accesible e integrado por todos los seres humanos, puede intervenir de forma que lo sienta y use como propio, sin excluir al resto de la sociedad con quienes lo comparte, un Poder Distribuido.

Características que definen en su despliegue al Poder Distribuido:

Es un proceso en el que se generan las identidades y valores con los que impulsamos el bien común y creamos cada uno de los bienes comunes. Es distinto en todas partes y sin embargo interconectado. Son pequeñas evoluciones en todos los campos de los que quizás el mas importante es el cambio en cada persona. Se produce por el empoderamiento personal y social de los bienes comunes según los valores personales y colectivos de nuestra identidad.

Crea un poder no jerárquico, de escala humana, cercano, voluntario, accesible, descentralizado, mas cotidiano y liviano que el oficialismo protocolario de las instituciones actuales. Un poder progresivo mediante el cual la sociedad asume el gobierno de sus bienes comunes igual que lo hicimos antes en las situaciones de doble poder pero sin la violencia que las ha caracterizado.

Es un proceso voluntario, pacífico, largo o breve según las condiciones sociales, el acceso a la cultura y el grado de organización en la sociedad de estructuras propias propias de este tipo de poder.

La distribución del poder:

  • Empoderadas y colaborativas: Con la ayuda inicial de la educación para la colaboración y por decisión propia, se transforman las personas que quieren ganar libertad y realizar su identidad empoderandose del bien común. Colaborando con quienes comparten valores se adueñan de aquello que hace sus propias vidas para obtener en su acción común un beneficio personal que le realiza. Son la base del poder, origen, acción común e individual y su destino.
  • Gobiernos del procomún: organismos ejecutivos que aplican las políticas  definidas por el sujeto social que dirige el bien común del que se trate. Se crean en todas las escalas en las que la sociedad precisa tomar decisiones, de la global a la local.
    • No tienen una duración determinada como tal ni relaciones jerárquicas entre los gobiernos del mismo bien en sus diferentes escalas.
      Se rigen por los criterios de transparencia y calidad que se esperan de cualquier organización de bien común según el Contrato Social establecido con su comunidad.
    • Disponen de indicadores que permiten conocer el estado de realización del plan encomendado por la sociedad.
    • La digitalización de muchas tareas y el desarrollo de la democracia pueden reducir su presencia, hacerla mas esporádica y hasta disolverlos definitivamente si no son necesarios.
  • Planificación distribuida basada en herramientas para la inteligencia colaborativa con las que gestionar la información, la delegación y gobierno en los distintos niveles del empoderamiento social.
  • Administración distribuida:  La existencia de un gobierno distribuido trae como consecuencia la de una administración especializada, también distribuida, mas cercana a los vecinos, menos burocrática y/o corporativa que la estructura jerárquica ministerial. Mas permeable a la digitalización, automatización y transversalidad de forma que su cuerpo reduzca su impacto en la sociedad y no crezca sistemáticamente como sucede con el estado centralizado.
  • Descentralización de la fuerza (milicia). En muchas situaciones de doble poder la sociedad se dota de grupos civiles armados con funciones que van desde el orden público a campañas militares de guerrilla. Se conocen muchos casos: en la Comuna de Paris, en la independencia de EE.UU, los comités de soldados de Revolución Rusa, las milicias de la revolución española hasta 1937, la guerrilla de la guerra contra la ocupación francesa… La milicia es una solución para la progresiva supresión de las fuerzas policiales, la resolución pacífica de conflictos en los que la comunidad puede ejercer una presión social y el sometimiento de la fuerza a la voluntad directa de la sociedad.
  • Parlamentos: Son instituciones temporales especializadas en un bien común que cuenta con gobierno propio. Convocados cuando lo exige la acción de gobierno y disueltos tras realizar el fin que se perseguía como crear o modificar leyes. La normalización de la democracia puede distanciar sus convocatorias hasta parecer definitivamente disueltos.
  • Políticas de transición. Son las que movilizan a las personas y activan los movimientos sociales. Estas tienen en cuenta lo concreto local, las posiciones de bien común de partida, las referencias globales y las motivaciones de los participantes.
    La casuística de las políticas será extremadamente diversa pero tendrá en común en todo el planeta un conjunto de acciones que llevan a la disolución progresiva del estado:

    • Paso de competencias desde organizaciones centralizadas, comúnmente del estado, o dependientes de sus estructuras menores, a gobiernos de bien común.
    • La hibridación intencional del poder centralizado con el descentralizado, doble poder, para transformar los bienes comunes de forma que la sociedad se empodere de ellos.
    • La creación de nuevos bienes sociales al tiempo que su gobierno descentralizado.
  • Organizaciones transitorias de bien común:  Extensión y multiplicación de partidos transversales, organizaciones transitorias especializadas en el empoderamiento de un bien común específico. Fueron tomadas en sus inicios como rarezas extravagantes: partidos de Internet, ecologístas, animalistas, feministas, humanistas, nacionalistas…
  • Organizaciones del bien común: Independientes del poder actual y futuro, de carácter científico, neutrales, que den soporte en los procesos de definición de la posición de bien común, cuando se requiera en las acciones de gobierno y/o planificación distribuida, para mantener los indicadores de bien común, para formarnos en las competencias de la inteligencia colaborativa o aportar referentes de calidad y garantía ética para las organizaciones transitorias de bien común.

Transversalidad del poder distribuido.

Cada ser humano somos una sola entidad con muchas inteligencias y capacidades distintas que podemos desplegar en cualquier lugar del planeta podemos por ello identificarnos y participar de cualquier gobierno de bien común por lo que no hay lugar para fronteras, rincones exclusivos o áreas excluyentes.

El gobierno local, cercano, de cada bien común conlleva la colaboración global, en escala, dentro del mismo bien que se trate para que su personalización no derive en un caos planetario. También la colaboración regular con el gobierno de los demás bienes. El poder distribuido es por naturaleza transversal a toda la humanidad:

  • Inteligencia colaborativa

Decidir sobre la vida propia supone asumir la responsabilidad social que tenemos y tomar muchas decisiones en los bienes que nos afectan a cada persona de la organización social. Dados los cambios culturales para que esto sea posible, la existencia de la información necesaria y recursos sociales como indicadores y posiciones de bien común se abrirán en la sociedad procesos de empoderamiento que llevan a la distribución del poder a las escalas mas pequeñas y cercanas que sea posible, hasta el de las personas individuales.

    • La inteligencia colaborativa es clave para la creación y uso de un poder distribuido. Es también la práctica que alimenta la Conciencia Global sobre el estatus y el futuro del Bien Común.
    • Se produce por la intervención directa de las personas, por la implicación que genera el beneficio de 360º, haciendo creativa y enriquecedora la aportación personal a la inteligencia colectiva.
  • Democracia

La democracia es necesaria de forma habitual, para que las personas y la sociedad en sus diferentes manifestaciones ejerzamos la decisión directa sobre los bienes comunes.

    • La deliberación y las votaciones son los procesos mas habituales e importantes, aunque no siempre haga falta votar. Cuando un parlamento evalúe las alternativas a decidir, si no se produce consenso, este será el resultado de la votación.
    • Las herramientas de democracia electrónica facilitan la intervención directa reduciendo el papel de portavoces y representantes.
  • Derechos humanos y leyes en escala:

Hoy un nigeriano, peruano, andorrano, italiano, chino, canadiense, afgano… son tan personas unos como otros. Formalmente tienen los mismos derechos humanos pero la existencia de la estructura de estados y las diferencias económicas de su propia posición social les hace totalmente distintos hasta el punto que estas diferencias generan corrientes migratorias, discriminación, hambrunas, comercio de personas, muertes injustificables y problemas humanitarios que no debería sufrir ningún ser humano. El poder distribuido facilitará a estas personas cambiar su realidad.

    • Intervenciones sociales para el desarrollo humano.
    • Un marco de derechos y leyes garantista global para que en cualquier lugar del mundo ser humano signifique los mismos derechos y oportunidades.
    • Las legislaciones locales pueden mejorar siempre los DD.HH, pero nunca coartarlos o condicionarlos como sucede hoy en todo el mundo.
  • Identidades culturales:

Fueron en el pasado el motivo de creación de estados y la excusa para mantener imperios. La existencia de poderes estatales constituidos previamente ha impedido la realización de numerosas identidades culturales que no han podido decidir su futuro.

Los estados han empobrecido la diversidad de la humanidad.Tienden a homogeneizar las culturas de forma que las minorías siempre están amenazadas.

La creación de un poder distribuido es para las identidades nacionales una oportunidad de ejercer su derecho a decidir sin caer en los riesgos que conlleva una nueva maquinaria estatal. El estado, diseñado para el gobierno de una minoría reproducirá el caos y la violencia propia de los estados garantizando como siempre los privilegios de quienes lo gobiernan.

  Beneficio de 360º, Educación para la colaboración, Planificación Distribuida Organizaciones del Bien Común, Doble Poder

Educación para la colaboración

Desde que iniciamos los asentamientos estables y la agricultura hemos construido sociedades cada vez mas complejas en las que el estado ha mediado entre el bien común, por el que esperábamos trabajara, y los intereses de una minoría que lo usaba en su exclusivo beneficio. La competencia propia del mundo animal ha llevado en la sociedad humana a la competencia por el poder, la riqueza, el dominio territorial, una posición social de dominio generando en la sociedad una violencia, no tan visible como la del estado, pero que es en esencia la misma. Esto ha hecho que nuestra evolución social fuera menor de lo que permitían nuestras capacidades de forma que aún hoy tenemos en la relación social características mas propias del mundo animal que de la sociedad humana.

A pesar de esta tensión inconsciente ha sobrevivido la solidaridad, una versión emocional de la colaboración, la caridad, una actitud de base religiosa que nos lleva, guiados por elementos simbólicos del pasado, a hacer lo que hacían los homínidos con los débiles de la tribu.  Hemos colaborado desconectados, hasta el punto de que no reconocemos ni la colaboración ni el papel de esta en los cambios que nos haces ser hoy día como somos, sociedades muy avanzadas, soportadas por nuestros avances sociales con un grado de conocimiento y libertades muy lejos de las posibilidades de cualquier depredador.

La educación oficial en general no ayuda, sigue insistiendo en la competencia, desactivando las capacidades innatas que tiene todo ser humano para investigar. La educación se organiza aún hoy desde el poder del estado, una máquina especializada en mantener el poder de quienes lo controlan. Entre el interés de las organizaciones económicas mas avanzadas y el interés del estado sigue prevaleciendo este último por lo que solo es posible acelerar los cambios en la educación para la colaboración desde los movimientos sociales que sufren todos los días los problemas de convivencia que genera una educación contraria a lo que nos demanda la realidad, los bienes comunes y nuestro propio ser social.

Estamos aprendiendo a controlar nuestro dominio en la naturaleza para no destruirla. ¿No seremos capaces de controlar y educar el instinto ancestral de la competencia para que prevalezca la colaboración?. Ahorraremos muchos daños si la colaboración se hace de forma consciente.

Mientras en la esfera política aún se habla del liderazgo de los jefes, elegidos a dedo, y de disciplina o sanciones, en el mundo económico se fomenta el liderazgo mas natural en el ser humano, el de la iniciativa e integración grupal. Se puede dominar un área de conocimiento, ser muy buen ingeniero, investigador, doctor, un sabio, pero si no sabe hacer equipo está desaprovechando las capacidades de las personas que lo integran. Esta característica se da no solo en el mundo productivo sino en el social y político donde las emociones por aquello que moviliza a la sociedad tienen un gran valor para activar la iniciativa personal.

Un buen orador sabe comunicarse transmitir y recoger del grupo en el que participa porque integra en su discurso aquello que aporta el grupo. Una persona que sabe moderar distingue cuando se genera alguna tensión, cuales son sus fuentes y como identificar el conocimiento diferencial en el que asienta el disenso para que se comparta. Un NO no tiene porqué significar un problema sino una ventaja cuando se expresa de forma asertiva, facilitando el acceso a experiencias del conocimiento vivo de cada persona.

En la esfera de las organizaciones económicas se han desarrollado disciplinas que buscan la colaboración en el proceso productivo que ha superado hace tiempo su etapa fordista y de trabajo en cadena. La personalización exige no solo tecnología sino creatividad y ambientes cada vez mas horizontales y abiertos en los que compartir, interactuar aportando y fortalecer los equipos se vuelve clave.

Afortunadamente estas disciplinas están desarrollando de forma acelerada las habilidades para experiencias de grupo, con inteligencia colaborativa, aún solo con la vista en el mundo económico, pero útiles en cualquier situación en la que los vínculos sociales son la clave estratégica para la creación de soluciones: desarrollan competencias base de inteligencia emocional, autoestima, asertividad y empatía, imprescindibles para el diálogo, el consenso y la búsqueda de soluciones con beneficio de 360º.

Se está forjando en las universidades y en la experiencia organizacional un ejercito de especialistas en inteligencia emocional para vitalizar las organizaciones y la innovación colectiva. Tenemos suficientes para que una parte de ellos, con la ayuda de psicólogos, ayuden al crecimiento del anverso de la colaboración para disgregar a la sociedad que tiende a colaborar instintivamente creando nuevos movimientos sociales contra los desahucios, por la renta básica universal, por la economía solidaria, finanzas éticas…

El coaching1, extendido en el mundo de los negocios para desarrollar habilidades específicas, es base suficiente para un nuevo tipo: el Coaching Social cuyo objetivo es mejorar las aptitudes y actitudes necesarias para la colaboración en los bienes comunes.

Talleres y cursos adaptados a toda clase de valores de bien común pueden ayudar a reeducar en la colaboración, desarrollar nuestra asertividad y empatía y deseducar de las prácticas competitivas. Las personas activistas del bien común aprenderán a aprovechar al máximo los elementos sociales y emocionales de nuestra inteligencia colectiva para conseguir inteligencia colaborativa. El proceso social de definir la posición del bien común para acordar las condiciones de su gobierno llevarán a un mayor desarrollo humano de cada persona.

  • Desarrollar las habilidades sociales apoyándose en los elementos emotivos. La inteligencia emocional moviliza con mayor facilidad a las personas.
  • Identificar los valores del bien común y cuales de ellos identifican a cada persona.
  • Identificar los elementos de interés personal en los bienes comunes para compartirlos con la comunidad y conseguir un beneficio de 360º
  • Desarrollar la asertividad2 en la comunicación para evitar malentendidos
  • Aprender y usar los métodos de la inteligencia colaborativa
  • Descubrir el valor de las diferencias entre las personas y como el Libre Albedrío puede fortalecer la comunidad humana
  • Poner en valor los bienes comunes creando cultura y práctica habitual de la ética y moral del bien común.
  • Identificar el grado de conocimiento de las personas interesadas en un bien común para facilitar el conocimiento diferencial que estas necesitan para que sean posibles los acuerdos.
  • Empoderarse con el apoyo de la comunidad y desarrollar las habilidades personales que realizan su identidad humana
  • Conocer y usar las referencias éticas del bien común para contribuir en la vida diaria a la generación en la sociedad de una moral de bien común.

La educación para la colaboración social es un valor estratégico para las Organizaciones de Bien Común y las Organizaciones Transitorias. Por valor estratégico en el cambio social bien merece enraizarlo en la sociedad y crear disciplinas eficientes para su universalización.

  Beneficio de 360º, Posición del bien común, Inteligencia colaborativa, Poder Distribuido, Organizaciones del Bien Común,

 

  1. El coaching, es un método que consiste en acompañar, instruir o entrenar a una persona o a un grupo de ellas, con el objetivo de conseguir cumplir metas o desarrollar habilidades específicas. – Wikipedia[]
  2. «La asertividad es una habilidad social y comunicativa que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos. Como estrategia y estilo de comunicación, la asertividad se sitúa en un punto intermedio entre otras dos conductas polares: la pasividad, que consiste en permitir que terceros decidan por nosotros, o que pasen por alto nuestros derechos; y por otro lado tenemos la agresividad, que se presenta cuando no somos capaces de ser objetivos y respetar las ideas de los demás.El concepto de asertividad suele definirse como un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos. Es también una forma de expresión congruente, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y sentimientos o defender nuestros legítimos derechos sin la intención de herir o perjudicar, actuando desde un estado interior de autoconfianza, en lugar de la emocionalidad limitante típica de la ansiedad, la culpa o la rabia. Contar con un criterio propio dentro de la sociedad es indispensable para comunicarnos de una mejor manera». Wikipedia[]

Beneficio de 360º

Del bien privado al Bien Común

e-social-y-solidariaCon el paso de la sociedad medieval al capitalismo se han dado cambios tecnológicos y sociales que han permitido un acceso mayor a la cultura y a otros bienes comunes. Se ha avanzado en las libertades y el desarrollo humano en un contexto de desconexión de la humanidad, que, guiada por los intereses de terceros, desde el estado capitalista o desde la potencia económica de empresas y corporaciones, ha sufrido y sufrimos, las consecuencias negativas de un reparto desigual del beneficio económico y de una grave destrucción de recursos naturales.

La globalización capitalista y la era del conocimiento están ayudando a la extensión de valores en la humanidad mas acordes con la gravedad de la situación. Hemos vivido la movilización juvenil de los Viernes Verdes, Juventud por el clima promovidas por la acción de GretaThunberg, la expansión del movimiento Extinction Rebellion.

El crecimiento de estos valores no ha cambiado todavía la inercia del beneficio privado que sigue conduciendo al mundo a cambios acelerados en el clima que amenazan nuestra supervivencia y ya están causando graves daños. Tendremos que adaptarnos a un mundo con menos recursos, aprender a cuidar nuestro entorno,  cambiar las prácticas que nos han traído a esta situación y proteger el desarrollo humano sin volver atrás en nuestras condiciones sociales.

Desde hace ya unos años la Economía del Bien Común1 ha introducido en la experiencia de las organizaciones económicas indicadores sociales agrupados como “Balance del Bien Común”, diseñados con principios básicos que representan valores humanos: “confianza, honestidad, responsabilidad, cooperación, solidaridad, generosidad y compasión, entre otros”. De esta forma las organizaciones económicas se dotan de recursos que permiten evaluar el estado de sus valores desde su fundación con lo que interna y externamente podemos medir su implicación real y evolución con respecto al Bien Común.

Tenemos sociedades que han llevado los indicadores sociales al ámbito del estado. El caso mas conocido es Bután, un pequeño país asiático de la cordillera de Nepal que ha establecido un indicador de valores subjetivos la Felicidad Nacional Bruta2, un diseño opuesto al PIB3 en el que parece no existen las personas.

La presencia en la actividad económica de esta visión humanizada de la economía es aún muy pequeña. La agrupamos normalmente con otras iniciativas que definimos como economía social4 por buscar el bien social por encima del beneficio privado. Sus experiencias contribuyen al crecimiento de la Conciencia Global quedando muy lejos aún sus realizaciones de lo que la situación objetiva está reclamando.

Los movimientos globales por el clima indican el grado de preparación de la humanidad para el cambio y cual es el punto de partida para establecer una posición de bien común con los indicadores necesarios para tener referencias de producción económica sostenible. Hoy podemos saber cual es el estado de realización de los valores necesarios para ajustar nuestra forma de vida a otra sostenible, algo que no se podrá hacer bruscamente, o igual en todas partes y sin implicación de la sociedad.

No es igual la situación en los países mas consumidores de energía y productos que en las áreas del planeta empobrecidas, y por ello se percibe de forma distinta. La evaluación de los cambios realizables en cada lugar será acorde con sus posibilidades materiales y conocimientos. Cada ser humano se posicionará de forma relativa al bien común general y es desde esa posición que podemos pedir su implicación si la sociedad provee los conocimientos necesarios y se dota de organizaciones adecuadas al bien común.

En su conjunto el cambio nos lleva a una planificación distribuida en la que se combinan realidades totalmente distintas que serán percibidas como beneficio para cada participante ya que ellos mismos participan en la  definición.

Inteligencia Emocional

La actitud individual y espontánea de las personas, que somos en esencia conservadores, dificulta el transito de la sociedad a una situación de asunción de nuestra responsabilidad sobre la vida en el planeta. La personalización a la que nos lleva el crecimiento de nuestro libre albedrío genera, por nuestra desconexión como especie, una actitud consumista irresponsable, útil para el crecimiento de sectores con beneficio privado rápido, pero destructores del bien común cuando no la precarización social de quienes intervienen en el proceso.

Visto desde el lado de cada persona cada cual se ve obligado a participar en la actividad económica valorando las condiciones de las ofertas de trabajo con sus aspiraciones personales cuyos referentes se encuentran en la propia experiencia social, en un modelo de vida nos dice si el trabajo debe dar para pagar las vacaciones o no, si debe dejar tiempo libre, si debe dejar margen para obtener un techo donde vivir, etc. Estas referencias, hoy inconscientes, son distintas para un agricultor tailandés que, por poner un ejemplo, tiene una comida de referencia diaria y no dos. Son distintas incluso en la misma zona geográfica, dependiendo de la edad, nivel cultural, experiencia, formación, etc.

Cada persona tiene una visión personal de lo que considera es un bien para si misma. Identifica los valores que quiere percibir como la realización de su identidad respecto a los valores generales de la sociedad. El ‘yo soy…’ o ‘quiero ser…’ le posicionan y realizan como ser social y por tanto le lleva a implicarse en aquello que le ayuda a realizar su identidad. Solo teniéndolo en cuenta se dará una implicación emocional.

Gracias a los Indicadores Sociales cada persona puede evaluar, de forma consciente y concreta, su posición respecto a ellos y tenerlos como referencia en cualquier evaluación de condiciones de trabajo, sea cual sea la formula jurídica de la entidad económica o su relación con ella. Su bien privado se convierte en parte integrante, singular, distinta y cambiante, del bien común, dejando de ser la referencia inconsciente y alienada habitual hasta hoy que deja a las personas fuera de la economía.

La integración concreta, personalizada de cada integrante de las organizaciones económicas, les convierte en miembros activos que participan de la innovación y mejora de la calidad porque su éxito personal y el de su organización convergen para conseguir objetivos comunes. Los resultados son una mejora inmediata de la productividad y la eficiencia de la organización. La economía social generará personas nuevas, participativas e implicadas, por no sentirse ajenas a la economía sino motores, beneficiarios concretos y directos de ella. El beneficio personal en la actividad económica no será una disfunción para el bien común, sino la forma concreta de beneficiar a la comunidad y a si mismas.

Empresas en transición

La empresa social se crea para conseguir un bien valorado por la sociedad. Precisa inversión para iniciar su actividad y conseguir bienes propios de su propia actividad económica. Su primera aspiración es la supervivencia y mejora continua como organización económica. Renovar sus recursos para mantener su actividad, e innovar para ser mas eficiente realizando su labor.

En la negociación de la empresa con todos sus integrantes, y con la propia sociedad, tiene como referencia los indicadores de los valores de los que esta se ha dotado, los costes productivos y de inversión en el proceso productivo y el beneficio personalizado de cada uno de sus integrantes que, así considerado, podemos llamar “salario emocional”.

La negociación es un intercambio de conocimiento en todos los niveles en los que es necesaria la colaboración:

  • Como organización de forma que se genere una visión y valores comunes que identifiquen al conjunto, en si, para su actividad y para si, para su misión en la sociedad.
  • Como persona en la organización que es a su vez, por su integración social, portador de los valores que aporta su empresa y perceptor de los bienes que realizan su identidad personal.

Este acuerdo productivo contempla el interés de la sociedad, de las personas que participan y de la propia organización económica. Podemos verlo desde todas las perspectivas: social, individual y organizacional cumpliendo la condición primigenia del Bien Común: incluye  y beneficia a todas, es una nueva forma de beneficio, una manifestación productiva del Bien Común, Beneficio de 360º5.

No nos debemos extrañar de que del mundo de la empresa clásica surjan entidades económicas que se planteen evolucionar a Empresa Social por la alta capacidad productiva que genera la implicación de todos sus integrantes y la colaboración directa con sus comunidades locales y por la satisfacción personal de sus propios responsables que dejarán de vivir en secreto, amargados por objetivos inconfesables, cuando no el rechazo social, y sin poder garantizar la supervivencia de sus organizaciones.

Entre la estructura económica actual basada en el beneficio privado y las empresas sociales se debe producir un proceso de cambio voluntario, personalizado en cada caso, que someta la posición del bien común a una evolución motorizada por el beneficio de 360º. Las empresas en este tránsito son Empresas en Transición.

En nuestro actual sistema económico la referencia productiva ha sido el bien privado, aunque lo producido tuviera interés para los consumidores. De esta forma han quedado excluidas del sistema productivo todas las externalidades6 que pudieran interesar a la sociedad hasta el punto de que se han distribuido en la sociedad productos que podemos considerar tóxicos, destructivos para la naturaleza o socialmente injustos. Las organizaciones económicas que consideren el bien común como su referencia se convierten “per se” en entidades de economía social pudiendo mostrar a la sociedad todos sus avances mediante indicadores que avalan la calidad social de su producción y de su propia gestión. Las organizaciones que temían se conocieran los detalles de su gestión y producción interna se tornan, por necesidad propia y de la sociedad, en empresas abiertas y transparentes.7

Hace algunos años del movimiento ecologista surgió un Movimiento de Transición8 que busca acompañar y aprender colectivamente del proceso de transito a nuevas practicas productivas, respetuosas con el medio ambiente. El surgimiento de las empresas sociales descubre la posibilidad de hacer este tránsito con una visión de Bien Común, integrando al conjunto de la sociedad de forma que toda ella y cada uno de sus integrantes perciba los bienes que le realizan colectiva e individualmente.

El Beneficio de 360º es la forma en la que los valores del bien común se concretan para satisfacer las necesidades de cada persona de forma que esta se siente motivada y realizada en su proceso de producción y experiencia de uso. El Beneficio de 360º moldea a las organizaciones que lo producen de forma que su relación con la sociedad que lo percibe es mutuamente beneficiosa.

  Libre Albedrío Educación para la colaboración, Poder Distribuido, Organizaciones del Bien Común, Posición del bien común

  1. Es un proyecto económico abierto a las empresas y promovido por el economista austríaco Christian Felber que pretende implantar y desarrollar una verdadera economía sostenible y alternativa a los mercados financieros en la que necesariamente tienen que participar las empresas..- Wikipedia[]
  2. Mientras que los modelos económicos convencionales observan el crecimiento económico como objetivo principal, el concepto de FNB se basa en la premisa que el verdadero desarrollo de la sociedad humana se encuentra en la complementación y refuerzo mutuo del desarrollo material y espiritual. Los cuatro pilares de la FNB son: la promoción del desarrollo socioeconómico sostenible e igualitario, la preservación y promoción de valores culturales, la conservación del medio ambiente y el establecimiento de un buen gobierno- Wikipedia[]
  3. «Es una magnitud macroeconómica que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios de demanda final de un país o región durante un período determinado, normalmente de un año. El PIB es usado como objeto de estudio de la macroeconomía. Su cálculo se encuadra dentro de la contabilidad nacional. Para su estimación, se emplean varios enfoques complementarios. Tras el pertinente ajuste de los resultados obtenidos, en forma parcial, resulta incluida en su cálculo la economía sumergida». Wikipedia[]
  4. La economía social o economía social y solidaria es un sector de la economía que estaría a medio camino entre el sector privado y el sector público. Conocido también como tercer sector, incluye a cooperativas, empresas de trabajo asociado, Sociedades Laborales, organizaciones no lucrativas, asociaciones caritativas, mutuas o mutualidad y micro emprendimientos asociativos..- Wikipedia[]
  5. El concepto se expuso por primera vez en 2012, Beneficio de 360º, creado partiendo de una visión de Mercedes Hortelano en 2010 mas el tratamiento de las consecuencias de todo tipo que implica[]
  6. La economía en evolución. Historia y perspectivas de las categorías básicas del pensamiento económico. S. XXI, Madrid, 1987, 538 p.p. J.M. Naredo[]
  7. Características de la ‘Empresa abierta en 10 puntos []
  8. Las comunidades en transición son proyectos ciudadanos comunitarios que persiguen crear resiliencia social contra el progresivo colapso social provocado por el cambio climático, el pico de producción del petróleo y la inestabilidad económica. El llamado movimiento de transición (también conocido como red de transición o ciudades en transición), es un movimiento pragmático y no partidista a favor de la agroecología, la permacultura, el consumo de bienes de producción local y/o colectiva, el decrecimiento, la recuperación de las habilidades para la vida y la armonía con el resto de la Naturaleza y el uso de energías renovables. – Wikipedia[]

Organizaciones del Bien Común

Las Organizaciones del Bien común son la consecuencia lógica y necesaria para el empoderamiento por la sociedad de sus bienes comunes. Realizan funciones que hasta ahora estaban dispersas por el mundo, sin conexión entre sus diferentes manifestaciones, ya fuera en manos públicas, comúnmente los estados, o incluso privadas. Se les identifica por los valores de bien común que determinan cada bien. Son consecuencia directa del crecimiento de la conciencia global.

Se forman por iniciativa social, normalmente movimientos sociales, de personas indignadas por la mala gestión, pública o privada, de los bienes que han salido a defender. Surgen por una iniciativa local, regional o global. Pueden partir de una organización ya existente, o creada expresamente, pero su tendencia y estatus lógico es la evolución, por crecimiento o alianzas, hasta alcanzar la escala mundial incidiendo su trabajo de forma transversal a todas las identidades de la sociedad.

Organizaciones ocasionales

Surgen por una necesidad social desatendida, o mal atendida por los servicios encargados, como ha sucedido en la pandemia del Coronavirus. Son personas que desean colaborar en la solución y crean grupos para ello que persiguen fines concretos. Son organizaciones físicas o virtuales, con base local o regional pero también de caracter mundial como hemos conocido  a la red de Makers que con impresoras 3D imprimen respiradores para ucis o equipos de protección individual.

Organizaciones estables

Muy cercanos a los movimientos sociales y/o políticos pero por sus funciones tienden a realizar un papel científico-social. Su trabajo es  de investigación y difusión con carácter formativo e indicativo. Desarrollan recursos o herramientas que facilitan a la sociedad la toma directa de decisiones, orientación científica para el trabajo económico y controles de calidad que ayudan a preservar la coherencia de los valores por los que trabaja en cada realización de la sociedad:

  • Mantienen controles de calidad, indicadores de valores de Bien Común y el estado patrimonial de los bienes y recursos necesarios para su mejora.
  • Ayudan a evaluar el estado de implementación de cada bien social existente, o cuya implantación se propone, para cualquier ámbito en el que sea de aplicación.
  • Facilitan la toma de decisiones para todas las iniciativas sociales: ampliación o reducción de recursos, innovación, acción solidaria, inversiones…
  • Emiten un Dictamen Evolutivo que permite conocer las consecuencias de los cambios que se van a decidir antes de que se tome la decisión.
  • Difunden el conocimiento científico con información veraz y combaten la desinformación

Son organizaciones neutrales, abiertas y autofinanciadas, que no admiten ingerencias de terceros, como hicieron todos los estados a lo largo de la historia, pero colaboran con otras organizaciones de Bien Común. Los recursos para crear una organización de este tipo provienen de las personas y organizaciones que deciden aportar voluntariamente y empoderarse con sus primeros pasos. Deben tener conocimientos y experiencia suficientes para crear la infraestructura y referencias mínimas que permitan a la sociedad intervenir para regular la creación, condiciones, uso y gestión del bien común.

Se parecen por sus finalidades a una Fundación, pueden ser asociaciones, y no pretenden un beneficio privado para sus integrantes.

Los asuntos que tratan las Organizaciones de Bien Común en la sociedad desconectada, dispersos, se traducían en desigualdades, formación inadecuada, practicas contraproducentes que llevaban a la destrucción de bienes de la naturaleza, discriminaciones sociales, mala calidad en la enseñanza, restricciones en el acceso a la salud, o actos destructivos como privatizaciones o beneficios ilegítimos a terceros a costa de la sociedad, pudiendo llegar a generar graves conflictos sociales, leyes injustas, restricciones de derechos políticos, e incluso guerras, para cuya preparación se destinaban cuantiosos recursos cuyo único fin era su destrucción y la destrucción con ellos de personas y bienes.

Organizaciones transitorias

Las Organizaciones de Bien Común participan en muchos casos en la construcción de organizaciones menores, descentralizadas, horizontales, en cualquier escala (global, regional, local). Organizaciones que cuentan con total autonomía para trabajar con sus indicadores y controles de calidad pero mantienen una relación colaborativa estrecha. Actúan, por iniciativa de la propia Organización de Bien Común o por iniciativa social:

  1. Como si fueran un partido/movimiento, cuando fomentan en la sociedad y su vida política la asunción de nuevos valores con los que sostener nuevos bienes comunes o que aún no son asumidos como tales por el conjunto de la sociedad. Pueden ser los casos de los partidos transversales: Piratas, feministas, ecologístas, animalistas.
  2. Como si fueran un movimiento social, cuando la mayoría de la sociedad actúa inconsciente y desconectada de los bienes comunes que integran su legado: Por la enseñanza, por la sostenibilidad ecológica, culturales..
  3. Como si fueran una ONG, para intervenciones de emergencia, desarrollo humano y grandes crisis como pueda ser el cambio climático
  4. Como organización económica (Empresa en Transición) que desarrolla bienes o servicios aplicando en su actividad los valores del bien común que se trate con un criterio de beneficio de 360º.
  5. Como institución de Gobierno del Bien Común, local, regional, continental o mundial.

Son transitorias porque se crean con un fin que, al cumplirse, puede suponer el cierre de sus actividades o su transformación a otra realidad distinta. En sus estatutos constan las condiciones del cierre de actividades, el cumplimiento de sus objetivos. Son imprescindibles para el cambio social, el paso del poder del estado a un poder distribuido creado por el empoderamiento social y para la creación de una economía social y solidaria para el bien común. Un organización transitoria, de cualquiera de sus tipos, puede fomentar la creación de una Organización de Bien Común que aún no exista.

  • Son creadoras directas de estructura social y conciencia1, usuarios preferentes de las [glossary_exclude]herramientas[/glossary_exclude] creadas por las Organizaciones de Bien Común como la Posición del Bien Común.
  • Crean cultura, formación, buenas prácticas, iniciativas económicas o políticas.

Personas libres que fomentamos el Bien Común.

La iniciativa social tiene nombre para las personas que la realizan, son los activistas, 2 agentes del bien común que buscan aliados con quienes compartir valores e impulsar Organizaciones de Bien Común.

Son personas de intenso libre albedrío, arriesgadas por ello y valiosas para la sociedad. Reeducadas ellas mismas por propia voluntad con talleres de Comunicación Viral, inteligencia emocional, inteligencia colectiva, democracia electrónica, mejoraron considerablemente sus habilidades sociales para transmitir con sus acciones el conocimiento diferencial necesario para que las personas motivadas por el bien común puedan concretar la Posición del Bien Común en cada uno de los bienes sociales a los que se dedican. Algunas de ellas, científicos, jugaron un papel decisivo en el contacto con los movimientos globales y la creación de la Fundación Hipatia del Bien Común.

El empoderamiento social requiere de organizaciones adecuadas formadas por personas empoderadas que realicen su identidad construyendo el bien común. No es posible una sin otra y de como sea su relación se obtiene rápidamente una proyección de la sociedad que sus acciones pueden construir. La ausencia de democracia interna es un poderoso indicador de que el bien común que se proclama puede tener cruzados otros intereses menos presentables.

La Fundación creó los referentes de las Organizaciones de Bien Común y las Organizaciones Transitorias, cruzadas todas ellas por la transparencia y los indicadores de calidad que las habilitan y acreditan ante la sociedad como tales previniendo las malas prácticas. Creó también códigos éticos activistas, también referentes, que fueron tomados y/o adaptados por las Organizaciones de Bien Común.

Las Organizaciones de Bien Común son la llave maestra, la herramienta que permite a la sociedad empoderarse de sus bienes comunes y gobernarlos directamente, aparcando definitivamente, como una pieza de museo a los estados.

Produjeron numerosas transformaciones, la principal la transformación del ser humano que puede superar gracias a ellas el duro escalón histórico de ser personas individuales, completas y capaces. Personas que buscan la máxima realización de su libertad y capacidades personales, sin conseguirlo por carecer de un ‘yo colectivo’ plural, relativo y diverso que lo integrara con sus valores en los valores y bienes de la sociedad.

  Beneficio de 360º, Educación para la colaboración, Poder DistribuidoHerramientas

  1. La estructura social es una población con una organización, que vive y se desarrolla en un medio ambiente. Se puede definir ahora el sistema, como está establecida de hecho la sociedad, llenándola de contenidos, que interactúan por las redes de la estructura, usando cualquier tabla: cultura como lenguaje, arte, religión,recreación y deporte etc., valores como gobierno, propiedad, estratificación, familia, grupos, etc., completando así su identificación e identidad y mejorando su entendimiento. Estructura Social – Wikipedia[]
  2. El activismo o militancia es la dedicación intensa a alguna línea de acción en la vida pública, ya sea en el campo social, como en lo político, ecológico, religioso u otro. También se entiende por activismo la estimación primordial de la acción, en contraposición al quietismo. Activismo – Wikipedia[]